T3_D354M0

23 mayo 2011 § Deja un comentario

Anoche tu olor a huésped trepó a las adormideras.
Quedó limpia la lluvia bajo los adoquines de la cama.
Se borraron mis huellas de tu piel garabateada.
Mil mariposas monarca observaban las últimas gotas
sobre tu casa de mentiras piadosas y paja.
Frente al mar de oriente llegó el olvido
de todos los secretos.
Se acabó la tormenta sin más razones.
Me pregunto qué hago aquí yo solo
después de mil horas solo pensando en estar contigo.
La distancia es el mejor disfraz para ese dolor.
Siempre hay un tren que nos acerque a la eternidad,
una aguja que clavarse en la vena,
un nuevo hueso que enterrar para roer más tarde.
El fruto dejado por las dudas de una rosa seca,
por una fusión errónea entre algodones.
Sembrar la desconfianza y cultivar el odio en mis ojos.
Basta besar con un poco de polvo y sueño en la mirada
para que los labios se conviertan en Neverland.
La prueba es vivir atados libremente a la paradoja,
a ese amor que duele al respirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo T3_D354M0 en Sinequia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: